lunes, julio 22

los europeos en busca de un acuerdo con Túnez

Guardacostas tunecinos al rescate de un barco de migrantes frente a Sfax, 4 de octubre de 2022.

Dos semanas después de uno de los peores naufragios de un barco de inmigrantes en el Mediterráneo, los líderes europeos discuten, el jueves 29 de junio, en Bruselas, la finalización de un acuerdo con Túnez destinado en particular a prevenir estos cruces y luchar contra los transeúntes.

La Comisión Europea espera concluir antes de esta cumbre de la Unión Europea (UE) un memorando de entendimiento con Túnez para implementar un “asociación mundial” incluyendo un componente de migración. Con el objetivo de extender luego este tipo de partenariado a otros países de la región mediterránea. Pero las conversaciones con Túnez, sensible, están resultando más largas de lo esperado y deberían reanudarse el lunes, después de la gran festividad musulmana de Eid Al-Adha.

La asociación, que también incluye el fortalecimiento de los lazos económicos y comerciales y la cooperación en energía verde, está acompañada de un apoyo financiero que asciende a más de mil millones de euros. Lo anunció el 11 de junio durante una visita a Túnez de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, acompañada por la jefa de gobierno italiana, Giorgia Meloni, y su homólogo holandés, Mark Rutte.

Lea también: Ovejas de Eid, un producto raro y cada vez más caro para los tunecinos

Sin embargo, suscita la preocupación de algunos Estados miembros por la deriva autocrática del presidente Kaïs Saïed y la situación de los derechos humanos en este país, que se encuentra sumido en una grave crisis socioeconómica. La ayuda europea está ligada en parte a la concesión por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) de un crédito de 2.000 millones de dólares (1.830 millones de euros) en negociación, con condiciones.

Pero, desde la visita del trío, el presidente Saïed repite que Túnez no será «el guardia fronterizo» de Europa y no complacerá lo que él describe como «dicta» del FMI Rechaza las reformas recomendadas por el Fondo que prevén la reestructuración de más de 100 empresas públicas muy endeudadas y el levantamiento de los subsidios estatales a ciertos productos básicos.

Barcos, radares y cámaras.

En detalle, las ayudas europeas anunciadas incluyen un préstamo de hasta 900 millones de euros, pero también ayudas presupuestarias de 150 millones de euros y un paquete de 105 millones de euros para la gestión de la migración para 2023.

La UE planea proporcionar a Túnez barcos, radares móviles, cámaras y vehículos para el verano para ayudar a fortalecer el control de sus fronteras marítimas y terrestres. Está prevista la cooperación policial y judicial para luchar contra las redes de contrabando.

Lea también: En Túnez, una manifestación contra los inmigrantes ilegales

El acuerdo también tiene como objetivo facilitar el retorno a Túnez de los nacionales de este país que se encuentran en situación irregular en la UE. La UE también financia los retornos «voluntarios» migrantes del África subsahariana desde Túnez a sus países de origen: se han financiado 407 retornos desde principios de año, según la Comisión.

Túnez, cuyas partes de la costa están a menos de 150 km de la isla italiana de Lampedusa, registra con frecuencia intentos de dejar inmigrantes, en su mayoría de países del África subsahariana, hacia Italia.

Boletin informativo

“El mundo de África”

Todos los sábados, encuentre una semana de noticias y debates, por la redacción de «Monde Afrique»

Inscribirse

Las llegadas a las costas italianas crecen con fuerza: más de 60.000 desde principios de año (+133% respecto al mismo periodo de 2022), según ACNUR. La mitad de estas llegadas procedían de Túnez, el resto de Libia y Turquía.

«Idea Bancaria»

El Mediterráneo central -entre el norte de África e Italia- es también la ruta migratoria más peligrosa del mundo con más de 20.000 muertos desde 2014 según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El 22 de junio, una semana después del hundimiento frente al Peloponeso de un viejo arrastrero procedente de Libia que dejó al menos 82 muertos y centenares de desaparecidos, un barco de inmigrantes que partía de Sfax en Túnez zozobró frente a Lampedusa, dejando unos cuarenta desaparecidos.

Estas tragedias han reavivado las críticas de las ONG a una política migratoria europea cada vez más restrictiva y a la falta de «canales legales de migración».

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Túnez, la persistencia de las inmolaciones por fuego dibuja una acusación política implacable

Evelien van Roemburg, directora de la oficina europea de Oxfam, describió la asociación con Túnez como«idea bancaria»denunciando «Los intentos de Europa de subcontratar sus responsabilidades de gestión de la migración». “La experiencia ha demostrado que este tipo de acuerdos no funcionan”ella le dijo a la AFP.

La UE firmó un controvertido acuerdo migratorio con Turquía en 2016, a raíz de la crisis de refugiados de 2015.

Además, la UE coopera con la Guardia Costera de Libia, que las ONG y la ONU denuncian periódicamente por los malos tratos atribuidos a los migrantes interceptados en el mar y devueltos a la fuerza a Libia.

El mundo con AFP