lunes, julio 22

Matoke, el estofado dulce de África Oriental

Matoke, un guiso de plátanos verdes matoke, se puede servir con pescado, carne de res o chapatis.

Se distingue en los puestos del mercado de Kenia por su color verde y su forma regordeta. Grueso, recogido antes de madurar, el banano matoke se parece mucho a su primo, el plátano. Pero la variedad local, fruto de “Plátanos de las tierras altas de África Oriental”tiene sus raíces en las tierras altas tropicales de la región de los Grandes Lagos.

Matoke, o matooke, se siente como en casa en Uganda, el segundo mayor productor de banano del mundo después de India. Aquí, es consumido diariamente por el 75% de la población. Es el alimento básico de 30 millones de personas entre Uganda, Tanzania y Kenia, lo que eleva el número de consumidores en el continente a 100 millones. Tanto es así que en Kampala, la palabra se ha convertido en sinónimo de comida.

Al vapor o hervido, en rodajas o entero, hay mil maneras de cocinar este plátano fuertemente almidonado y sin sabor. Generalmente se corta, se cocina en hojas de plátano, se tritura o se sirve en un guiso para convertirse en el famoso matoke.

Episodio 2 Thiéboudiène, un delicioso monumento senegalés

“Es un plato de consuelo, familia, que nos preparaban nuestras abuelas en nuestra niñez, lo consumíamos en casadice Chanya Mwanyota, una joven emprendedora de Kenia. Pero con los nuevos estilos de vida urbanos, la gente decide probarlo sobre la marcha »el que explica quién puso en marcha en Nairobi, la capital de Kenia, Grandma Ruks, un servicio a domicilio de gastronomía local durante la pandemia de la Covid-19.

“Es un éxito, porque es un plato local, económico y que puedes acompañar con casi cualquier cosa”, ella agrega. En su carta, las opciones son innumerables: con guarnición de pescado, ternera o chapatis. Todo por 450 chelines (3 euros). Un precio que no está al alcance de todos los bolsillos en una Kenia sujeta a la inflación, donde los jornaleros prefieren degustarlo a toda prisa, y por un tercio del precio, en una de las tantas Kibandarestaurantes de carretera.

“Vegano y sin gluten”

En los últimos años, el plátano verde ha experimentado un resurgimiento entre la clase media de Kenia gracias a los mandatos de comer bien y comer localmente. En Kenia, un estudio del Ministerio de Salud muestra que el 45% de las mujeres de 20 a 49 años tienen sobrepeso u obesidad. “A veces en África nos hemos olvidado de cocinar platos saludables”dice Paulino Awino, un chef keniano que vive en los Estados Unidos.

«Debido a que nuestros países han experimentado un rápido desarrollo, la nueva clase acomodada de las ciudades quería copiar los hábitos occidentales de comida rápida y comida frita», ella dice. Hoy, el plátano verde se está vengando e incluso aparece en los menús de los restaurantes elegantes de Nairobi.

Sigue nuestra serie «África va a la mesa» En Costa de Marfil, la garba, un plato para los pobres, se está gentrificando

En su último libro de cocina Africa Eats: alimentos tradicionales y ancestrales para la cocina modernaPauline Awino le da un lugar privilegiado al matoke, que describe como un plato » tendencia «, “lleno de proteína, vegano y sin gluten”. De hecho, es rico en vitamina B, vitamina C, potasio y fibra, e ilustra su eslogan: «¡La mayor riqueza es la salud! »

“La gente se da cuenta de que la comida occidental es excelente, pero nuestros platos nativos son mejores, a menudo más fáciles y menos designados para preparar”insiste el chef, nacido en Nairobi y cuya familia proviene del pueblo de Kisumu, cerca de la frontera con Uganda, en una región donde prosperan las plantaciones de plátanos verdes.

Racimos de plátanos matoke en un puesto en Nairobi.

Aunque se vende en todas partes, el plátano matoke se produce sobre todo en el oeste de Kenia. «Tan pronto como alguien vuelve de Kisumu, les pido que me traigan algunos kilos, es muy especial para mí», admite desde su exilio culinario americano. Si ella describe, en su libro, la receta tradicional de África oriental para el matoke, estofado con carne de res, su toque secreto es sumergir el plátano en una salsa de maní. Naciones Unidas «deleitar»de la que Pauline Awino abusó durante la pandemia de Covid-19, cuando llevó a cabo su propia “volver a los alimentos locales”.

Resumen de nuestra serie «África va a la mesa»

Hay estrellas reconocidas internacionalmente, como el cuscús, del que seguiremos diciendo cuál de los países del Magreb es el mejor embajador. También están los que empiezan a ganar notoriedad, como el thiéboudiène o el pollo yassa, que son el orgullo de Senegal. Y los hay que finalmente quedan como placeres iniciáticos, como la garba en Costa de Marfil o el ndolé en Camerún.

el mundo africa esta semana participas en el descubrimiento de algunos de los mil y un sabores del continente africano, sus platos emblemáticos, que con demasiada frecuencia siguen siendo placeres de los países que los vieron nacer.

Episodio 1 “Hay tantos cuscús como pueblos”: en el Magreb, las mil y una variantes de un plato ancestral
Episodio 2 Thiéboudiène, un delicioso monumento senegalés
Episodio 3 En Costa de Marfil, la garba, un plato para los pobres, se está gentrificando
episodio 4 Matoke, el estofado dulce de África Oriental
episodio 5 En Camerún, ndole