lunes, julio 22

Trump se ofrece a presidir la Cámara de Representantes temporalmente si no hay consenso con otro candidato | Internacional

El culebrón republicano de la Cámara de Representantes puede tener la semana que viene como estrella invitada a Donald Trump. El expresidente se ha mostrado dispuesto en declaraciones a Fox News Digital a sustituir al destituido Kevin McCarthy durante un “breve periodo” como presidente de la Cámara Baja hasta que haya consenso entre los republicanos sobre un candidato que ocupe el puesto de forma permanente.

Previamente, había trascendido que Trump ha mantenido contactos con congresistas de su partido para acudir a Capitolio la semana próxima, probablemente el martes para la reunión del grupo parlamentario en la que se discutirá sobre los posibles sustitutos de Kevin McCarthy como presidente de la Cámara Baja, según había publicado la agencia Associated Press. Una de las fuentes familiarizadas con los planes de Trump citadas por la agencia señaló que si seguía adelante con la visita, estaría allí para hablar con los legisladores republicanos y no para lanzarse a sí mismo para el puesto, a pesar de que algunos aliados siguen presionando para que lo haga.

En las declaraciones a la Fox, Trump va un paso más allá. “Me han pedido que hable como unificador porque tengo muchos amigos en el Congreso. Si no consiguen el voto, me han preguntado si consideraría tomar la presidencia de la Cámara hasta que consigan a alguien a más largo plazo, porque me presento a presidente”, ha dicho. “Me han preguntado si lo asumiría durante un corto periodo de tiempo por el partido, hasta que lleguen a una conclusión, no lo hago porque quiera, lo haré si es necesario, en caso de que no puedan tomar su decisión”, ha añadido el expresidente.

Donald Trump no pisa el Capitolio desde que era presidente de Estados Unidos. Pese a ello, su papel fue decisivo para desbloquear la elección de Kevin McCarthy como presidente de la Cámara de Representantes en enero pasado. En las imágenes de televisión, no sometidas entonces a las estrictas normas habituales en el Congreso, se pudo ver a Marjorie Taylor Greene, la congresista más fiel al expresidente, llevar su teléfono a los radicales con las iniciales DT en la pantalla. El propio McCarthy reconoció que le debía el puesto.

Esta vez, según la información de AP, Trump quiere coger el toro por los cuernos desde el principio y plantarse en la reunión clave para decidir el sustituto de McCarthy. De momento hay dos congresistas que han anunciado su candidatura. Uno de ellos es Steve Scalise, el número dos de McCarthy y del grupo republicano. El otro es Jim Jordan, un trumpista declarado, uno de los radicales que han hecho la vida imposible a McCarthy. Es cofundador del Freedom Caucus (Grupo de la Libertad) que engloba a la veintena de miembros del ala más dura del partido en el Congreso, aunque no es uno de los ocho que votó a favor de la histórica destitución del presidente de la Cámara Baja. No está claro que ninguno de los dos pueda ser un presidente de consenso.

Aunque no hay ningún requisito de que una persona sea miembro de la Cámara para servir como presidente, cada uno de los 55 presidentes que la Cámara ha elegido lo era. De vez en cuando, los legisladores han lanzado sus votos a quienes están fuera del Congreso, a menudo como protesta contra los candidatos que se presentan. El propio Trump recibió algún que otro voto de los radicales republicanos en alguna de las 15 votaciones que fueron necesarias en enero pasado para la elección de McCarthy. Entre los que le propusieron estaba Matt Gaetz, el que ha encabezado ahora la exitosa revuelta contra McCarthy, y la activista proarmas Lauren Boebert. Marjorie Taylor Greene le anima a presentarse ahora.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Trump se refirió el miércoles de pasada a la crisis del Congreso a su llegada a una nueva sesión del juicio civil por fraude que se celebra contra él en un tribunal de Manhattan (Nueva York). Preguntado por los periodistas acerca de la propuesta de algunos legisladores republicanos de que él sustituya a McCarthy, el candidato favorito de las primarias republicanas para las presidenciales de 2024 se dejó querer, afirmando que haría “lo mejor para el país y el Partido Republicano”. “Mucha gente me lo ha estado preguntando”, dijo. Sin embargo, añadió que hay otras “grandes personas” en el partido que podrían encargarse del trabajo. “Mi enfoque total es ser presidente”, subrayó.

Este jueves, en que ha estado hiperactivo en Truth, su red social, ha escrito en uno de sus mensajes: “[Haré] lo que sea necesario para ayudar con el proceso de selección del Presidente de la Cámara, a corto plazo, hasta que se haga la selección final de un GRAN SPEAKER REPUBLICANO – ¡Un presidente de la Cámara que ayude a un nuevo, pero muy experimentado presidente, YO, A HACER A AMÉRICA GRANDE DE NUEVO!”.

El congresista por Texas Troy Nehls, por su parte, ha escrito en X, la red antes conocida como Twitter: “He sido contactado por múltiples Miembros del Congreso dispuestos a apoyar y ofrecer discursos de nominación para Donald J. Trump para ser Presidente de la Cámara. La próxima semana va a ser ENORME”.

Es probable que Trump lograse el apoyo mayoritario de su grupo si decidiera presentarse, en parte por las dificultades que conlleva enfrentarse a él, aunque no les gustase como candidato para ese puesto. Casi ninguno de los congresistas que votaron a favor de su procesamiento político (impeachment) por su papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 ha logrado repetir como congresista. Trump como speaker resulta inimaginable, pero en su día tampoco parecía concebible que pudiera ganar unas elecciones presidenciales y lo hizo en 2016.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región