lunes, julio 22

Acciona Energía rompe con la minera pública chilena Enami tras 77 retrasos en el pago de la luz | Empresas

El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.
El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.Pablo Monge Fernandez

El que fue uno de los contratos de suministro eléctrico más relevantes de Acciona Energía en el exterior, bajo la modalidad PPA (contrato bilateral de compraventa de energía renovable a un precio predeterminado), en Chile y con la Empresa Nacional de Minería (Enami), está en el aire por lo que la energética entiende como continuos incumplimientos del cliente.

La española ha contabilizado retrasos en el cobro de las prestaciones fijadas por contrato hasta en 77 ocasiones, ante lo que avisó en pleno verano de la finalización de la relación de forma unilateral y anticipada. Pero el tira y afloja promete alargarse durante los próximos meses, en los que el cable de la luz no podrá cortarse.

Enami, creada por el Estado chileno hace 60 años para el fomento y financiación de la pequeña y mediana minería, atraviesa momentos delicados “producto de las pérdidas económicas y las necesidades de modernización operacional en una empresa que no ha recibido inversión estatal en los últimos 17 años”, afirmó el vicepresidente de la compañía, Iván Mlynarz, tras su reciente nombramiento. Reconocidos los problemas financieros, Enami se ha opuesto a la conclusión del acuerdo sobre energía renovable con Acciona presentando recurso ante el coordinador de la operación del sistema eléctrico de Chile. De hecho, hace gala de promover la minería sostenible y el contrato PPA con Acciona es una de sus banderas.

El organismo de coordinación ha comunicado a la española que debe abstenerse de solicitar la desconexión del suministro a Enami hasta que se resuelva la disputa, que en Acciona enmarcan en una disensión contractual de las habituales en el sector.

Destino clave

La situación es tensa entre ambas partes, en un mercado estratégico para Acciona y con un cliente del sector público, anexo al Ministerio de Minería. Allí uno de los grandes clientes del grupo es la también pública Codelco, minera con la que tiene contratos por centenares de millones en cartera. El último de ellos, el de la ejecución de la novena etapa de ampliación del depósito de relaves mineros (desechos) de Talabre, en la división de Chuquicamata (Atacama), contempla 244 millones de euros de inversión.

Fuentes del mercado eléctrico explican que el montante del contrato con Emasi, del que no han trascendido las cifras, es residual en comparación con las ventas de Acciona Energía, pero aseguran que se trata de una situación delicada en un país en el que la española cuenta con 312 MW eólicos y 610 MW fotovoltaicos en operación.

Enami ha recurrido contra la rescisión del contrato asegurando que no se cumplen los requisitos contractuales, tampoco los legales, para la ruptura por parte de Acciona.

Corría el mes de marzo de 2018 cuando Acciona Energía y Enami estamparon sus firmas en un contrato de electricidad a largo plazo a partir de fuentes renovables. El acto se celebró en la planta solar de El Romero, propiedad de Acciona, que se había impuesto a otras 13 compañías en concurso público por este suministro. La eléctrica debía cubrir el 100% de las necesidades de las plantas mineras de Enami en las regiones de Antofagasta, Atacama y Conquimbo, para lo que la empresa que preside José Manuel Entrecanales construyó una fotovoltaica en el norte de Chile. También se cubría la fundición Hernán Videla Lira, en la localidad de Paipote, a partir de 2022. Entonces, el director general para Sudamérica de Acciona Energía, José Ignacio Escobar, resaltó “la relevancia del cliente, por el sector en el que opera, y porque refuerza nuestra posición en el mercado de PPAs corporativos en el país”.

Certidumbre en el tiempo y precios garantizados para el suministro eléctrico a partir de fuentes renovables son dos de los alicientes que han hecho que Acciona persiga la firma de contratos PPA (power purchase agreement) desde 2016.

La española suele figurar en el top 10 mundial año tras año por volumen contratado en PPA. Entre sus clientes privados figuran firmas como Google, Amazon, Novartis, Telefónica o Fortia. A ellas, al igual que sucedió con la chilena Emasi, se les ofrece una garantía de suministro eléctrico a un precio estable en un plazo que suele superar los diez años.

La creciente sensibilidad ambiental entre las grandes corporaciones, y la necesidad de medir la reducción de emisiones por su actividad ha convertido a esta solución en recurrente. Cuando las cosas iban bien entre Acciona y Emasi, la chilena fue de los primeros clientes en Sudamérica, en 2020, en tener un recuento oficial de CO2 ahorrado a la atmósfera.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela