domingo, abril 21

El arte contemporáneo intenta recuperar Saint-Paul-de-Vence

Es una historia de amigos, amantes del arte y con ganas de compartir su pasión. Creada en 2018, la Bienal Internacional de Saint-Paul-de-Vence (BIS) está en su tercera edición, este año sobre el tema altamente consensuado de las aves. Ya tuvimos la oportunidad de escribirlo, es el más pequeño del mundo: una docena de artistas cada vez, algunos presentando varias obras repartidas por la ciudad. Pero son juiciosamente elegidos por dos comisarios, Ludovic Delalande que trabaja en la Fundación Louis Vuitton y Claire Staebler que, tras un paso por la misma institución, ahora dirige el FRAC des Pays de la Loire. Fueron capaces de mezclar las generaciones, desde el veterano Tadashi Kawamata (69 años), hasta el joven Alex Ayed (34 años).

Nacido por iniciativa de Olivier Kaeppelin, cuando dejó la gestión de la Fundación Maeght, lo llevan principalmente la galerista Catherine Issert, la ex asistente cultural del ayuntamiento Catherine Houzé y algunos otros, incluido el arquitecto Jean Nouvel. que conoce el lugar. La financiación (unos 170.000 euros este año) es un equilibrio entre dinero público y patrocinio privado, incluido el de las galerías representantes de los artistas seleccionados. No debemos ofendernos: la venerable Bienal de Venecia procede de la misma manera.

“Cuando dejé la Fundación Maeght, dice Olivier Kaeppelin, Discutí con Catherine Issert la posibilidad de mostrar arte contemporáneo en Saint-Paul-de-Vence. En la Fundación Maeght es complicado: tiene que exhibir artistas históricos, aunque solo sea para ganar público. » Pero también porque el edificio no se presta a obras formalmente demasiado radicales: colocar planchas cuadradas de acero de Carl Andre sobre las baldosas sinusoidales de barro del suelo, como sucedió cuando acogió una exposición de las colecciones de arte moderno y contemporáneo del Museo. arte en Saint-Etienne, no funciona.

Se radical pero no demasiado

La fundación belga CAB, especializada en arte minimalista, aún no se había desplegado en Saint-Paul (abrió en el verano de 2021). Hasta entonces, la galería de Catherine Issert, por el rigor de su programación, estaba bien aislada. La colección del Hotel La Colombe d’Or es excepcional, pero sólo accesible a los clientes.

Por el contrario, las obras desplegadas en el espacio público no son, salvo raras excepciones, las más destacables. Con la Bienal, un poco de viento fresco sopla en Saint-Paul. El contraste entre las obras seleccionadas y las destinadas a los tontos podría reavivar todas las polémicas sobre el arte contemporáneo, opuestas aquí a lo que la socióloga Raymonde Moulin había bautizado, cruel pero lúcidamente, «el mercado de cromos». En resumen, es Marcel Duchamp place du Tertre. Y la oportunidad de ver que en el arte no todo es igual.

Le queda por leer el 43,17% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.