lunes, julio 22

El Gobierno argentino publicará semanalmente el dato de inflación

Inflación en Argentina
Un supermercado de Buenos Aires, esta semana.Juan Ignacio Roncoroni (EFE)

Una de las pocas certezas que tienen los argentinos sobre su economía es que a mediados de cada mes el Instituto Nacional de Estadística informa cuánto poder adquisitivo han perdido sus salarios. El Índice de Precios al Consumidor se espera contando los minutos y después abre todos los noticieros. El último, publicado este miércoles, fue el más alto en tres décadas: un 12,4% de subida de precios solo para agosto hizo escalar el índice interanual al 124,4%. El próximo infrome está programado para el 12 de octubre, 10 días antes de las elecciones presidenciales. Con el reto de tener como candidato al ministro de Economía, al peronismo gobernante le cuesta cada vez más dar malas noticias. Este viernes, ha anunciado que dará el dato de inflación semanalmente. No reemplazará al IPC que se publica cada 30 días, pero el Gobierno espera que el seguimiento semanal alivie el golpe.

“Inflación semanal en descenso”, ha sido el título elegido por la Secretaría de Política Económica en el tuit en el que adelantó de su primer informe. Argentina, según la estimación del Ministerio de Economía, registró entre el 4 y el 10 de septiembre una inflación semanal del 2,1%. Es el mejor dato en más de un mes. El país registró la semana pasada un IPC casi igual al interanual de España, pero venía de un pico de 4,8% a mediados de agosto, similar a la inflación de un año en países como México o Francia. “Si bien el valor semanal sigue siendo muy alto, se encuentra ya bastante más en línea con valores previos a la devaluación del mes de agosto”, ha explicado Economía.

Agosto fue un mes durísimo en Argentina. El peronismo gobernante quedó tercero en las primarias abiertas del domingo 13, en las que el ultra Javier Milei capitalizó el descontento y quedó primero, y al día siguiente tuvo que navegar en medio del desconcierto. Ese lunes poselectoral fue negro: el Gobierno devaluó el peso un 18%, el Banco Central impuso una subida récord de tipos de interés de 20 puntos, hasta el 118%, y la catástrofe se trasladó a los precios. El 12,4% de subida de la inflación solo para agosto significó el aumento de precios más alto en un mes desde 1991, cuando el país dejaba atrás la última hiperinflación, y un golpazo para el candidato del Gobierno, el ministro de Economía Sergio Massa, que necesita vender alguna ilusión a un electorado que en las primarias prefirió una derecha radical que promete fuerte un ajuste fiscal o directamente no fue a votar. En los dos dígitos del IPC de agosto hay datos escalofriantes, como aumentos del 15% en comida y gastos de salud.

Candidato presidencial con las manos en el timón, Massa ha estado inquieto buscando una remontada. En las últimas semanas, ha anunciado bonos especiales para los trabajadores formales y créditos para los informales, una devolución del IVA del 21% para trabajadores que hagan sus compras con tarjetas de débito y ha subido el piso del impuesto a la renta para que lo dejen de pagar muchos asalariados. Las medidas han sido carne de cañón para la oposición en la semana en la que el Gobierno debe presentar los presupuestos generales para 2024.

Pocas cosas pueden herir la aspiración presidencial del peronismo más que un mal IPC a casi una semana de las elecciones. Las consultoras independientes ya auguran otro índice por sobre los dos dígitos para este mes, con el país recordándole a su candidato que se había puesto el objetivo de estabilizarla cerca del 4% al asumir el ministerio a finales de julio del año pasado.

El índice que publicará Economía todos los viernes a partir de esta semana no reemplazará al informe mensual del Instituto Nacional de Estadística, y el secretario de Política Económica, Gabriel Rubinstein, ha afirmado que sus números serán “totalmente independientes” de este. Publicado dos días después del IPC de agosto, el índice de Economía estima ”que los registros semanales de inflación acentúen y consoliden su tendencia a la baja en las próximas mediciones”. El Gobierno ha querido dar una buena noticia este viernes, pero desde ahora medirá la angustia diaria con un índice más detallado. El IPC acumula un alza de 80,2% en lo que va del año y la pobreza alcanza a más del 40% de la población.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.