domingo, abril 21

Meta estudia crear en Europa cuentas de pago para Instagram y Facebook | Tecnología

Meta está estudiando cobrar unos 13 euros al mes a sus usuarios ubicados en la Unión Europea por usar Instagram o Facebook. El pago sería obligatorio para quienes no acepten la opción de recibir anuncios personalizados; quienes acepten, podrán seguir como hasta ahora. Esa es la respuesta de la compañía dirigida por Mark Zuckerberg al cerco que se está poniendo desde Bruselas al rastreo no consentido de la actividad de los internautas para servirles publicidad personalizada.

Ejecutivos de Meta transmitieron este plan en septiembre a la autoridad de protección de datos de Irlanda, país en el que el gigante tecnológico tiene su sede europea, y a las autoridades de competencia de Bruselas. Así lo ha desvelado hoy The Wall Street Journal, que indica también que Meta tendría intención de desplegar el plan de suscripciones “en los próximos meses”. Según el rotativo estadounidense, las tarifas oscilarían entre los 10 euros para Instagram o Facebook desde ordenador a 13 desde el móvil, añadiendo seis euros adicionales por cada cuenta asociada.

La medida se parece a la que medita poner en marcha Elon Musk, dueño de X, en su red social. Aunque, en el caso de la antigua Twitter, el motivo de exigir un pago a cambio del uso sería combatir el ejército de bots que habita en la plataforma.

“Meta cree en el valor de los servicios gratuitos que se sustentan en los anuncios personalizados”, dice un portavoz de la compañía. “Sin embargo, continuamos explorando opciones para asegurarnos de que cumplimos con los cambiantes requerimientos regulatorios”.

El planteamiento de Meta buscaría afrontar los requerimientos de la Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas inglesas) de la UE, que pretende “poner fin a las prácticas desleales” de los gigantes de la economía digital. Meta es uno de los seis colosos tecnológicos a los que va dirigida esa normativa, que les somete a obligaciones como tener que facilitar la interoperatividad o que los usuarios tengan la posibilidad de dar su consentimiento (o no) antes de que estas plataformas puedan intercambiar sus datos entre servicios de la misma compañía (por ejemplo entre Facebook y WhatsApp).

El modelo de negocio de Meta vive precisamente de procesar y explotar esos datos. El detallado conocimiento que tiene de la actividad digital de cada uno de sus usuarios es muy valioso para los anunciantes, que pagan por poder llegar a perfiles muy determinados y acotados.

Meta estima que sus ingresos en Europa ascendieron a unos 17,07 euros por usuario de Facebook en el segundo trimestre del año, o unos 5,73 euros mensuales de media por usuario en todas sus aplicaciones. El plan de suscripciones desvelado por The Wall Street Journal presenta unas tarifas muy similares.

La compañía estadounidense tiene varios frentes legales abiertos en Europa. El regulador de datos irlandés impuso en mayo una multa de 1.200 millones de euros, la mayor de la historia, por infringir la normativa de privacidad. En febrero de 2022, la compañía amenazó con llevarse Facebook e Instagram de Europa si Bruselas le obligaba a tener que alojar en territorio comunitario los datos sobre ciudadanos europeos.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.